¿Qué es la quimioterapia?

powered by healthline

Average Ratings

En términos muy simples, quimioterapia significa usar algún fármaco para tratar a personas con alguna enfermedad, como tomar una aspirina para tratar un dolor de cabeza o insulina para tratar la diabetes. La quimioterapia para el cáncer usa medicamentos para atacar y destruir las células cancerosas. Sin embargo, la quimioterapia no es nada sencillo. Existen más de 100 fármacos para quimioterapia usados en diversas combinaciones para tratar el cáncer.

La quimioterapia tiene una mala reputación debido a los temidos efectos secundarios que puede causar, como la pérdida de cabello, náuseas y vómitos. Los fármacos para quimioterapia no sólo son tóxicos para las células cancerosas, sino que también pueden dañar las células sanas. Este daño a las células sanas provoca efectos secundarios.

No todas las personas tienen la misma reacción a la quimioterapia. La mayoría de las personas pueden tolerarla con reacciones tóxicas mínimas. Algunas personas simplemente no la toleran; otras tienen reacciones moderadas a graves.

La quimioterapia solía considerarse como un tratamiento de último recurso, utilizado en casos donde la cirugía y la radioterapia ya no eran eficaces. Actualmente, la quimioterapia a veces es la primera opción para tratar muchos tipos de cáncer. Se usa para tratar aquellos tipos de cáncer que no se pueden tratar con cirugía y para reducir tumores a fin de que se pueda realizar una cirugía o radioterapia. Con mayor frecuencia, se utiliza como protección adicional después de la extirpación quirúrgica de un tumor que tiene un alto riesgo de reaparecer. Por ejemplo, la quimioterapia generalmente se administra poco después de la cirugía de cáncer de mama, cuando se han encontrado células cancerosas en los ganglios linfáticos cercanos.

Se espera que estén disponibles muchos más fármacos nuevos para quimioterapia. Los científicos están trabajando en enfoques novedosos para dirigir más específicamente los fármacos a las células cancerosas para producir menos efectos secundarios, para desarrollar fármacos que reduzcan los efectos secundarios y para desarrollar combinaciones de fármacos para quimioterapia que ofrezcan más esperanzas de curar o controlar el cáncer.

Preguntas para el médico

Su médico puede recomendar quimioterapia para su cáncer. Sin embargo, la decisión de someterse a quimioterapia es suya. Muchas personas deciden someterse a la quimioterapia, aunque las probabilidades sean pocas, porque quieren combatir el cáncer. A continuación encontrará preguntas que puede hacerle a su médico sobre la quimioterapia. Asegúrese de llevar una grabadora para que pueda recordar lo que su médico le diga.

  • ¿Por qué necesito quimioterapia?
  • ¿Podrá la quimioterapia controlar o curar mi cáncer?
  • ¿Cuáles son los riesgos? ¿Cuáles son los beneficios?
  • ¿Existen otros métodos de tratamiento posibles?
  • ¿Qué puedo esperar que suceda si no acepto la quimioterapia?
  • ¿Existen ensayos clínicos para mi tipo de cáncer?
  • ¿Cuánto durarán los tratamientos?
  • ¿Qué fármacos recibiré y de qué manera se administrarán?
  • ¿Adónde tendré que ir para recibir la quimioterapia?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios? ¿Qué puedo hacer para aliviarlos?
  • ¿Habrá alguna restricción en mi dieta? ¿En mis actividades? ¿En mi trabajo? ¿En mi estilo de vida?

¿Qué puedo esperar durante la quimioterapia?

El tipo de quimioterapia que usted reciba dependerá del tipo de cáncer que padezca, la etapa, los objetivos del tratamiento, los fármacos que se usen y la manera en que su cuerpo responda. Puede recibir tratamiento todos los días, todas las semanas o todos los meses dependiendo del programa. Generalmente la quimioterapia se administra en ciclos que incluyen períodos de tratamiento alternados con pausas para descansar. Los períodos de descanso le dan a su cuerpo la oportunidad de generar nuevas células sanas y recuperar fuerzas.

El lugar donde reciba la quimioterapia dependerá del tipo de fármacos utilizados, de la aprobación de su compañía de seguro y, a veces, de las preferencias de su médico. La quimioterapia se puede administrar en casa, la consulta del médico, una clínica, el departamento de pacientes ambulatorios de un hospital o como paciente hospitalizado en un hospital, dependiendo de las condiciones clínicas, transporte y cobertura del seguro.

La mayoría de las personas consideran que se cansan fácilmente durante el tratamiento. Es recomendable que haya una persona disponible para que lo traslade hacia y desde el lugar de tratamiento. Si tiene niños pequeños, es recomendable que programe el tratamiento cuando haya alguien que le ayude en casa.

Si continúa trabajando mientras está recibiendo la quimioterapia, es posible que tenga que cambiar su horario de trabajo si el tratamiento le hace sentirse cansado o tiene otros efectos secundarios. Hable con su empleador sobre sus necesidades y deseos.

Conforme a las leyes federales y estatales, algunos empleadores pueden estar obligados a permitirle trabajar un horario flexible para satisfacer sus necesidades de tratamiento. Para averiguar cuáles son las leyes de su área, consulte a un asistente social o a su representante del congreso o del estado.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

La quimioterapia se administra de diferentes maneras:

  • Por vía intravenosa (a través de una vena).
  • Por vía oral.
  • A través de una inyección, intramuscular o subcutánea.
  • Por vía tópica (cremas o lociones aplicadas en la superficie de la piel).
  • Recibir una vía intravenosa.

Recibir la quimioterapia por vía intravenosa no debería ser una experiencia dolorosa. Su enfermera de oncología administra el medicamento insertando una aguja fina en una vena de la mano o del antebrazo.

Si la idea de recibir la quimioterapia le hace sentirse ansioso o siente temor de recibir una vía intravenosa, infórmaselo a la enfermera para que ella pueda hacer que esta experiencia sea más tolerable. La enfermera necesita saber específicamente:

  • Si le han puesto una vía intravenosa anteriormente
  • Si le tiene fobia a las agujas
  • Si alguna vez se ha desmayado o se ha sentido aturdido durante o después de una inyección
  • Si alguna vez le han dicho que sus venas se "enrollan" o "colapsan"
  • Si tiene un lugar para la inyección que usted prefiera

Si siente cualquier molestia una vez que se inserta la aguja, dígaselo a la enfermera. Con frecuencia los pacientes tienen una sensación fría cuando se inserta la vía intravenosa debido a que las soluciones tienden a estar a temperatura ambiente y se sienten frías al ingresar al cuerpo que está más tibio. Algunos pacientes tienen venas a las que es difícil acceder para la terapia intravenosa. Un puerto (pequeño dispositivo ubicado debajo de la piel) o un catéter conectado a una vena pueden resolver este problema.

Algunos medicamentos para la quimioterapia, llamados "vesicantes", pueden causar ardor en los tejidos circundantes si se filtran fuera de la vena. Asegúrese de preguntarle a la enfermera si está recibiendo quimioterapia vesicante. Informe sobre cualquier ardor, escozor, enrojecimiento, hinchazón o molestia que se presenten durante o después de un tratamiento intravenoso.

Cuando su infusión de quimioterapia esté lista, la enfermera retirará la aguja y el vendaje del lugar. Revise el lugar de la punción durante los próximos días para detectar si hay alguna señal de inflamación o infección.

La quimioterapia también se puede administrar por vía intravenosa a través de catéteres, puertos, bolsas o bombas intravenosas.

Control de los efectos secundarios de la quimioterapia

La quimioterapia mata las células cancerosas, pero también daña las células normales. Éste es el motivo por el cual usted puede tener algunos efectos secundarios. Dependiendo de qué fármacos para la quimioterapia esté recibiendo y de qué manera reaccione su cuerpo, puede experimentar algunos de los siguientes efectos secundarios:

  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor
  • Caída del cabello
  • Anemia
  • Problemas musculares y al sistema nervioso
  • Infección
  • Problemas con la coagulación sanguínea
  • Problemas en la boca, encías y garganta
  • Diarrea o estreñimiento
  • Problemas de la piel
  • Recuerdo de la radiación

Cómo manejar la fatiga

La fatiga debido a la quimioterapia puede aparecer repentinamente. Los pacientes con cáncer con frecuencia utilizan palabras como "extenuado", "exhausto", "aniquilado" para describir lo cansados que se sienten. Para lidiar con la fatiga:

  • Tome siestas o pausas cortas, en lugar de un período de descanso largo.
  • Guarde su energía para las cosas más importantes.
  • Pruebe las versiones más fáciles o más cortas de sus actividades favoritas.
  • Dé paseos cortos o haga ejercicios livianos.
  • Pruebe actividades como meditación, oración, yoga o imaginería.
  • Aliméntese de la mejor manera que pueda y beba mucho líquido.
  • Únase a un grupo de apoyo; compartir sus sentimientos con otras personas puede aliviar la carga de la fatiga.
  • Limite la cantidad de cafeína y alcohol que ingiere.
  • Permita que otras personas hagan cosas por usted.

Cómo manejar las náuseas y los vómitos

  • Beba líquidos al menos una hora antes o después de las comidas, no junto con ellas; beba pequeñas cantidades frecuentemente.
  • Consuma comidas pequeñas durante el día, en lugar de una, dos o tres comidas grandes.
  • Consuma alimentos fríos o a temperatura ambiente para que los olores fuertes no le molesten.
  • Mastique bien sus alimentos para tener una digestión más fácil.
  • Si tiene náuseas en la mañana, trate de comer alimentos secos como cereales, tostadas o galletas saladas antes de levantarse.
  • Beba jugos de fruta fríos, claros y sin endulzar, como jugo de uva o gaseosa con poco colorante, como gaseosa de jengibre, que haya perdido la efervescencia y que no tenga cafeína.
  • Chupe pastillas de menta o caramelos ácidos (si no tiene la boca o garganta con llagas).
  • Trate de evitar los olores que le molestan, como los olores de la cocina, el humo o los perfumes.
  • Evite los alimentos dulces, fritos o grasos.
  • Descanse, pero no se recueste hasta dos horas después de terminar una comida.
  • Evite comer algunas horas antes el tratamiento si tiene náuseas durante la quimioterapia.
  • Si es posible, consuma una comida liviana antes el tratamiento.

Cómo lidiar con la caída del cabello

La quimioterapia puede causar la caída del cabello, también conocida como "alopecia", pero no todos los fármacos la provocan. Su médico puede decirle si los fármacos que está recibiendo pueden producir la caída del cabello. El cabello puede adelgazarse o caerse por completo. La caída del cabello puede producirse en todo el cuerpo, pero generalmente éste vuelve a crecer después de que los tratamientos hayan terminado. A veces, el cabello puede crecer con color o textura diferentes. Éstos son algunos consejos:

Dado que el cuero cabelludo puede estar sensible después de la pérdida del cabello, es recomendable que use una bufanda o un gorro protector cuando esté al sol o en el exterior en un clima frío. Si usa una peluca o un peluquín, asegúrese de que el forro no irrite el cuero cabelludo. Evite tinturar, hacerse la permanente o alisar su cabello. Use champú suave, un cepillo suave y calor bajo si se seca el cabello con un secador.

Cómo lidiar con la anemia

La quimioterapia puede reducir la capacidad de la médula ósea para producir glóbulos rojos, que transportan el oxígeno a todas partes del cuerpo. Cuando hay muy pocos glóbulos rojos, los tejidos del cuerpo no reciben el oxígeno suficiente para hacer su trabajo. El resultado es una afección llamada "anemia", que puede hacerlo sentir falta de aliento, muy débil y cansado.

Su médico controlará su recuento de células sanguíneas con frecuencia durante el tratamiento, y puede recetar un medicamento que estimule el crecimiento de sus glóbulos rojos. Si su recuento de glóbulos rojos disminuye demasiado, es posible que necesite una transfusión de sangre o un medicamento llamado "eritropoyetina" (Procrit®, Epogen® o Aranesp®) para aumentar la cantidad de glóbulos rojos en su cuerpo. Existen muchas otras causas de la anemia, como la deficiencia de hierro (que puede ser causada por un sangrado crónico) y anemia hemolítica (donde los glóbulos rojos se destruyen demasiado rápido).

Si usted tiene anemia:

  • Descanse mucho.
  • Limite sus actividades.
  • Pida ayuda cuando la necesite.
  • Consuma una dieta balanceada.
  • Pregúntele a su médico sobre suplementos nutricionales, como hierro, B-12 o ácido fólico.
  • Al levantarse, hágalo lentamente; si está recostado, siéntese primero y luego levántese para evitar los mareos.

Es posible que necesite hierro, vitaminas y/o estimulantes de la médula ósea, como inyecciones de eritropoyetina. Ésta es una glucoproteína que estimula la producción de glóbulos rojos y se produce en los riñones.

Para los recuentos bajo de glóbulos blancos, se puede administrar un estimulador de glóbulos blancos, G-CSF (factor estimulante de colonias de granulocitos) como Neupogen® (filgrastim) o Neulasta® (pegfilgrastim).

Cómo lidiar con los problemas en la boca, encías y garganta

Algunos fármacos contra el cáncer pueden causar llagas en la boca y la garganta, una afección llamada "estomatitis" o "mucositis". Estos fármacos también pueden secar e irritar los tejidos o hacerlos sangrar. Éstas son algunas maneras para manejar estos problemas:

Hable con su médico sobre visitar al dentista como mínimo varias semanas antes de comenzar la quimioterapia. Es posible que necesite una limpieza dental y ocuparse de cualquier problema, como caries, abscesos en las encías, enfermedad de las encías o prótesis dentales que se ajusten deficientemente. Cepíllese los dientes y las encías después de cada comida con un cepillo suave y con cuidado. Evite los enjuagues bucales que contengan alcohol. Infórmele a su médico si tiene llagas en la boca. Es posible que necesite un medicamento para tratarlas. Si las llagas son dolorosas y no lo dejan comer, pruebe con comidas blandas y suaves, como puré de papas, cereales cocidos, macarrones con queso, helados o flanes. Evite consumir alimentos y jugos ácidos irritantes, alimentos picantes o salados, y alimentos duros o ásperos, como verduras crudas, palomitas de maíz y tostadas. Si tiene la boca seca, beba mucho líquido y humedezca los alimentos secos con caldos, salsa de carne o salsas. Pregúntele a su médico si puede consumir cubos de hielo, paletas de helado o caramelos sin azúcar. También puede consumir goma de mascar sin azúcar.

Por © liveandworkwell.com. Todos los derechos reservados.
Top of page
Vídeos
Medicamentos con Receta*
General Drug Tools recursos
Programas para el Manejo de la Salud*
Health Management Programs programas
Vida Saludable*
Tools for Healthy Living recursos
Búsqueda*
Search Tools recursos
Herramientas de planes de seguro*
Insurance Plan Tools recursos
* todo informacion es en Engles

What is a reference number?

When you register on this site, you are assigned a reference number. This number contains your profile information and helps UnitedHealthcare identify you when you come back to the site.

If you searched for a plan on this site in a previous session, you might already have a reference number. This number will contain any information you saved about plans and prescription drugs. To use that reference number, click on the "Change or view saved information" link below.

You can retrieve information from previous visits to this site, such as saved drug lists and Plan Selector information.