¿Qué tan bien se combinan sus medicamentos?

powered by healthline

Average Ratings

Resumen

Digamos que toma medicamentos para bajar el colesterol y también algo para esos molestos hongos en los pies. O que toma aspirina para proteger su corazón, junto con ginkgo biloba, un suplemento a base de hierbas publicitado para mejorar la memoria. Al intentar tratar dos afecciones de una sola vez, quizás le esté haciendo más mal que bien a su cuerpo.

El problema son las interacciones de los fármacos. Muchos medicamentos tienen compuestos activos poderosos que interactúan con otros medicamentos (de venta con y sin receta), suplementos a base de hierbas y ciertos alimentos, bebidas, alcohol, cafeína e, incluso, los cigarrillos. Esta interacción puede hacer que los medicamentos sean menos efectivos o que puedan causar efectos secundarios peligrosos.

El riesgo de presentar una interacción de los fármacos depende en gran parte de cuántos medicamentos esté tomando. Mientras más tome, mayor será la probabilidad de presentar una interacción dañina entre ellos.

Tipos de interacciones de los fármacos

Existen tres tipos principales de interacciones de los fármacos:

Las interacciones fármaco-fármaco se producen cuando un medicamento interactúa o interfiere con otro fármaco, los que pueden ser fármacos de venta con receta, de venta sin receta (como la aspirina, el acetaminofén y los medicamentos para el resfriado) o incluso las vitaminas, los suplementos y los productos a base de hierbas.

En ocasiones, cuando dos fármacos interactúan, el efecto general puede ser mayor (o menor) que el deseado. Por ejemplo, combinar aspirina y anticoagulantes como la warfarina (Coumadin®), es decir, dos fármacos que ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos, puede originar un sangrado excesivo. Sin embargo, si ciertos antiácidos se toman junto con antibióticos, los anticoagulantes y los medicamentos para el corazón pueden evitar que éstos sean absorbidos en el torrente sanguíneo y disminuir su efectividad.

En otros casos, los efectos de un fármaco pueden aumentar el riesgo de efectos secundarios graves, como cuando algunos medicamentos antifúngicos interactúan con otros para bajar el colesterol.

Los remedios a base de hierbas, que muchos consumidores tienden a considerar inofensivos, en realidad pueden ser muy peligrosos cuando hay interacciones de los fármacos. El ginkgo biloba, por ejemplo, puede causar sangrado excesivo si se toma junto con la aspirina u otros medicamentos que tienen propiedades antiplaquetarias o anticoagulantes, como la warfarina (Coumadin®) y el clopidogrel (Plavix®).

Las interacciones fármaco-alimento se producen cuando un medicamento interactúa o interfiere con algo que usted come o bebe. Por ejemplo, beber jugo de pomelo puede elevar los niveles sanguíneos de los medicamentos, inclusive de algunos populares fármacos para bajar el colesterol. El jugo de arándano puede interactuar con el Coumadin.

La mezcla de alcohol con algunos fármacos constituye un cóctel peligroso. Combinar el alcohol con otros fármacos puede causar sensación de cansancio o hacer más lentas sus reacciones. Peor aún: algunas combinaciones aumentan el riesgo de daño hepático o de sangrado estomacal, por ejemplo, combinar alcohol con antiinflamatorios no esteroides (NSAID, por sus siglas en inglés), como la aspirina y el ibuprofeno, o con analgésicos para tratar el dolor y la fiebre, como el acetaminofén.

Las interacciones fármaco-afección se producen cuando un medicamento interactúa o interfiere con una enfermedad o afección. Por ejemplo, tomar un descongestionante (que se encuentran en muchos medicamentos para el resfriado) puede elevar la presión arterial, lo cual puede ser peligroso para las personas que tienen presión arterial alta.

Prevención de las interacciones de los fármacos

Puede disminuir el riesgo de una interacción de los fármacos tomando algunas simples medidas recomendadas por la American Pharmaceutical Association:

  • Lea las etiquetas o la información para prescripción de todos los medicamentos, incluidos aquéllos de venta sin receta. Busque la sección “Precauciones sobre interacciones del medicamento” y léala con detención.
  • Informe a sus médicos y farmacéuticos de todos los medicamentos que usted usa. No olvide incluir todas las vitaminas, suplementos y productos a base de hierbas que utilice. Tener un registro escrito de todo lo que está tomando les ayudará a detectar posibles interacciones de los fármacos.
  • Antes de tomar cualquier medicamento nuevo, hable con su médico o farmacéutico. Pregunte si es seguro tomar el nuevo medicamento junto con otros medicamentos, vitaminas, suplementos o productos a base de hierbas que está tomando. Procure preguntar también si existe algún alimento, bebida o medicamento que deba evitar mientras lo toma.
  • Pida consejo a su médico o farmacéutico sobre los medicamentos de venta sin receta. Estos profesionales de la atención médica pueden ayudarle a elegir el medicamento que mejor satisfaga sus necesidades de salud. Si puede, compre sus medicamentos de venta sin receta en la misma farmacia en que suele surtir sus recetas.
Autor: Jenilee Matz, M.P.H., myOptumHealth, June 3, 2009
Top of page
Vídeos
Medicamentos con Receta*
General Drug Tools recursos
Programas para el Manejo de la Salud*
Health Management Programs programas
Vida Saludable*
Tools for Healthy Living recursos
Búsqueda*
Search Tools recursos
Herramientas de planes de seguro*
Insurance Plan Tools recursos
* todo informacion es en Engles